Retinopatía del Prematuro

La retinopatía del prematuro es una enfermedad ocular que puede afectar a los bebés prematuros. Hace que crezcan vasos sanguíneos anormales dentro de la retina, y puede llevar a la ceguera.

¿Qué ocurre en la retinopatía del prematuro?

La retinopatía del prematuro hace que los vasos sanguíneos crezcan de una forma anormal y aleatoria dentro del ojo. Estos vasos sanguíneos tienden a perder sangre, lo que lleva a una cicatrización de la retina, la capa de tejido nervioso del ojo que nos permite ver.

Cuando las cicatrices disminuyen de tamaño o se encogen, tiran de la retina, separándola o desprendiéndola de la parte posterior del ojo. Puesto que la retina es una parte vital de la vista, su desprendimiento completo causaría una ceguera.

¿Cuál es la causa de la retinopatía del prematuro?

Durante el embarazo, los vasos sanguíneos crecen desde el centro de la retina del bebé en proceso de desarrollo hasta las 16 semanas de embarazo, y luego se ramifican hacia el exterior y alcanzan los extremos de la retina sobre los 8 meses de embarazo. En los bebés que nacen de forma prematura, el crecimiento normal de los vasos sanguíneos de la retina se puede ver alterado y se pueden desarrollar unos vasos sanguíneos anormales, que pueden causar pérdidas de sangre y hemorragias dentro del ojo.

La retinopatía del prematuro no tiene signos ni síntomas cuando se empieza a desarrollar en el ojo del recién nacido. La única forma de detectarla es mediante un examen ocular practicado por un oftalmólogo.

color esq.png